Re: Twine games and the harassment of Zoe Quinn

instarbooks:

Hi, we’re Instar Books, and in Spring 2015 we’re publishing the electronic book Videogames for Humans, edited by game designer and critic merritt kopas. Videogames for Humans is a collection of Twine games, presented both as the game files themselves and as text playthroughs, with reactions by…

(Source: zerneus)

Moving is fun. The best part is getting rid of things you didn’t know you could get rid of because you didn’t know you still had them. The feeling while you sit in the middle of your former home, now empty, and realize how it never felt like home, how the absence of furniture reveals the painting falling off the crevices and corners of every room. The little mountains of dust. The return of Echo.

Yes. I think I like moving.

robinwdavey:

I like scotch eggs, and I cannot lie.

robinwdavey:

I like scotch eggs, and I cannot lie.

8-bit Twin Peaks

freeindie:

Heartbreaking.

freeindie:

Heartbreaking.

Se me estaba olvidando presumirles.

Se me estaba olvidando presumirles.

megaultraladybug:

Pyrovision’s neat! C: Sorry for the gore…
I know I said I was on drawing hiatus but I really needed a distraction at the moment. And  tf2 drawing calms me.. (;-;) I have met a lot of immature jerks on servers and it rarely fazes me, but having to meet this one particular player today put me in the most sour and frustrated mood. But it’s all in the past, I must let it goo… And draw this short engiexpyro comic for my dear friend lightcharm ;D

Wonderbook - Ejercicio #01

—¿Qué crees que sea eso, Cacatúa?
—No tengo la más remota idea, Jefe, pero no me fiaría de nada de lo que dijera ni mucho menos me le acercaría para saludarlo. ¿Tú qué piensas, Loro?
Loro, parado sobre el hombro derecho de Jefe, volteó a ver a Cacatúa, parada sobre el hombro izquierdo.
—A mí me parece que se trata de un pez a punto de salir volando. Aunque no parece un pez volador, ¿o sí? Deberíamos tratar de acercarnos un poco para estar más seguros.
Jefe no dijo nada. Se limitó a seguir observando atentamente aquel ser que desafiaba todos sus conocimientos de taxonomía, fisiología, ictiología, herpetología y de biología en general. Incluso algunos conocimientos no relacionados para nada con la clasificación e identificación de los seres vivos.
—¿Será amigable? —preguntó Jefe sin esperar una respuesta.
—¡No! —contestó Cacatúa, al mismo tiempo que Loro contestaba
—¡Sí!
Guardaron silencio. Cacatúa y Loro se sonrojaron. Esto, evidentemente, nadie lo supo más que ellos mismos: las plumas impiden ver cuando un ave se sonroja. Es una especie de mecanismo de defensa.
—Podrías leerle uno de tus libros, Jefe —dijo Loro.
—O podríamos irnos de aquí, llevar los libros a otra parte y leer tranquilamente en donde ningún pez gigante nos esté observando con sus ojos que nunca parpadean.
Luego de meditarlo un rato, Jefe llegó a la conclusión de que lo más seguro era aventarle un libro al pez, al mismo tiempo que le gritaba algo. Tardó un rato en decidir qué era lo que le iba a gritar, pero finalmente agarró un tomo al azar de entre las torres de libros que tenía alrededor y se lo aventó al pez gigante.
—¡Cowabunga! —gritó Jefe.
Como era de esperarse, el libro quedó muy lejos del pez gigante, fallando por mucho. La puntería de Jefe nunca había sido particularmente buena.
—Tendremos que acercarnos un poco, Jefe —dijo Loro.
—Creo que lo mejor es dejarlo todo por la paz, Jefe —dijo Cacatúa.
Jefe se sentó sobre una de las torres de libros, que apenas pudo aguantar el peso de su voluminoso cuerpo, y se quedó, otra vez, pensativo por un largo rato.
—¡Ya sé! —exclamó, pero los pensamientos de todos se vieron interrumpidos por el sonido del aleteo del pez gigante, que salió volando, sus escamas brillando con el reflejo de la luz del sol.

Obey the can

Obey the can